Cuidados

Los guantes de piel natural son un producto delicado que requieren de un cuidado especial para conservarlos siempre en óptimas condiciones.

EL CUIDADO QUE NECESITAN TUS GUANTES

CUIDA LA PIEL

evita que se humedezcan

La piel utilizada para guantería está teñida a bombo, que le proporciona una deliciosa elasticidad y una exquisita calidad de color, pero este acabado implica que la piel es sensible a la humedad y la lluvia. Si tus guantes se humedecen podrían aparecer manchas en ellos.


Hay pieles más sensibles a la humedad, mientras que el peccary o el ciervo la toleran mejor. Evitar que se mojen y se humedezcan; si esto sucediese se pueden secar planos y estirados encima de una toalla manteniéndolos fuera de cualquier fuente de calor ya que la piel podría secarse y volverse rígida.

DEJALES DESCANSAR

usa varios pares de guantes

Para conservar en perfecto estado la apariencia de tus guantes, necesitan reposar cada cierto tiempo. La piel húmeda se desgasta a más velocidad que cuando está seca. Lo mejor sería, en la medida de lo posible, alternar los guantes y dejarlos descansar para que conserven su estado óptimo el mayor tiempo posible.

NO LAVAR O PLANCHAR

trátalos con cariño

Nuestros guantes están hechos con pieles de alta calidad. Evita lavarlos , plancharlos o meterlos en la secadora.